domingo, 21 de abril de 2013

VISITA A ARQUA, CONCLUSIONES:

Como se refleja en la entrada anterior, la investigación realizada en Murcia, más concretamente en Cartagena, nos sirvió para profundizar en nuestro trabajo, conocer más puntos de vista en diferentes campos, y llegar a conclusiones como las siguientes. Además de poder llegar a contar con la colaboración de grandes personalidades.

PUERTOS Y FONDEADoRES: UN SITIO DE COMERCIO

la utilización de puertos y fondeaderos, como uno de los principales medios de intercambios económico y culturas que tienen los asentamientos humanos, queda reflejada en las excavaciones arqueológicas realizadas tanto bajo el agua, como en tierra. un ejemplo son los puertos de Ampurias (Gerona) del que hemos hablado anteriormente.

no todos los puertos eran iguales. Existía una verdadera jerarquía portuaria que era a la vez marítima y económica, formando una amplia red de comercio marítimo en todo el Mediterráneo. Tampoco todos los puertos eran marítimos. Había puertos fluviales como los de Sevilla en el Guadalquivir o en Zaragoza en el Ebro, en la Hispania romana, que actuaban como vías de penetración hacia el interior.

Independientemente del grado de complejidad, estudio de los distintos elementos referentes a los puertos y los fondeaderos es de gran importancia llegar a comprender aspectos de la economía del mundo antiguo, las rutas de comunicación, comerciales y de intercambio tanto de mercancías como de ideas, movimientos económicos y humanos

CIUDADES Y PUERTOS SUMERGIDOS:

los terremotos han hundido ciudades costeras, los movimientos en la línea de costa han causado inundaciones en lugares que en se día eran tierra firma. El suelo de Baia, en el golfo de Nápoles, se ha ido hundiendo por un proceso de actividad sísmica. También Port Royal en Jamaica se encuentra parcialmente sumergida a causa de un movimiento tectónico que sufrió la isla en 1692.

Además, la sedimentación natural ha provocado que algunos puertos, espacios dotados de muelles y diques que garantizan aguas tranquilas para el amarre de barcos, se encuentren actualmente a metros e incluso varios kilómetros tierra a dentro. Ostia, el principal puerto del Imperio Romano, esta a cientos de metros de la línea de costa, enterrado bajo los sedimentos del río Tiber.

El mismo proceso de sedimentación puede darse para los fondeadores, lugar abrigado en la costa, protegido de vientos, donde lanzar el ancla para comerciar, cuya huella más clara es el material variado y de diferente cronología que presenta



Toda esta investigación se reforzó con la entrevista realizada por Antonio Elvira e Inmaculada Laria a Juan Pinedo, director de la excavación del Bajo de la Campana:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada